dilluns, 18 de març de 2013

La granota


Rana
Francisco Esquivel
 
















No sé si conocen el testimonio de este caballero. Por si acaso, lo reproduzco para ustedes. Es el siguiente: 
– Un día decidí salir del trabajo temprano y fui a jugar al golf. Cuando estaba escogiendo el palo me di cuenta que había una rana cerca. Entonces ésta dijo: «Croc, croc; palo de hierro, número 9». Encontré graciosa la sugerencia y decidí probar. Tomé la propuesta y golpeé la bola. Para mi sorpresa, se detuvo a un metro del hoyo. Grité ¡olé! volviéndome hacia ella. ¿Serás acaso mi rana de la suerte? Entonces decidí llevarla hasta el hoyo. «¿Qué te parece?». «Croc, croc; palo de madera, número 3». Lo agarré, apunté y directo al agujero. De ahí en adelante acerté todos los golpes y acabé haciendo el mejor hándicap de mi vida. Decidí llevármela a casa y, de camino, comentó: «Croc, croc... Las Vegas». Cambié de dirección y al aeropuerto. Ni avisé a mi mujer. Al llegar, la rana dijo «croc, croc; casino, ruleta». Tras obedecerla, sugirió: «Croc, croc. Diez mil dólares, 21 negro, tres veces seguidas...». La apuesta era una locura, pero no lo dudé. Coloqué todas mis fichas y salió el número. Gané millones. Cogí el dinero y fui a la recepción del hotel donde pedí una suite imperial. Saqué la rana del bolso, la coloqué sobre las sábanas de satén y le dije: «No sé cómo pagarte estos favores». «Croc, croc. Dame un beso, pero en la boca». Con algo de reparo la besé. En ese momento, la rana se transformó en una joven ninfa, sentada sobre mí completamente desnuda, que me fue empujando despacito hacia la bañera llena de espuma... Lo juro por Dios. Fue así como conseguí los millones de mi cuenta en Suiza». Entonces, el juez Ruz preguntó a Bárcenas: «Y el presidente del partido, ¿tiene conocimiento de esto?». «Pues, claro. Él está al tanto de todo porque no es tonto. Pero, como comprenderá, tiene que hacérselo». Supongo que les pasará lo que a mi. Que, de todas las historias que se han escuchado al respecto, es la más creíble.

Levante-emv 16 de març de 2013

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada