dimarts, 30 de juliol de 2013

Sentencias que huelen...



Josep Antoni Mollà 
 


Nuevo capítulo semanal del culebrón que gira en torno a un negocio basura (no por motivo de los residuos sólidos, sino por el factor humano), aunque a la vista de las presiones y juego sucio político que se ventila, hay algunos que ni la huelen desde sus enmoquetados y refrigerados despachos. No sucede lo mismo con el aroma que desprenden los billetes nuevos, con los que se extasían al inhalarlos hasta la pituitaria. El episodio noticioso se sustanciaba así: “La Conselleria de Urbanismo y Medio Ambiente ha presentado un recurso contencioso administrativo contra el acuerdo de la Mancomunitat de la Vall d'Albaida para el mantenimiento del Plan de Minimización de residuos”. Con esta decisión unilateral e imperativa esta Conselleria vulnera un pacto democrático, el que se suscribió para respetar el Pla de Minimització, entre cuyos partidos firmantes se halla el propio PP, como ya denunciaron, hace unos meses, desde el gobierno de Ontinyent.

Y por si no había bastantes motivos para indignar a los valldalbaidins, digo de las presumibles transgresiones de la Conselleria, aparecía un juez, cargando el asunto en forma de bombo, como informaba este diario, quién “amenaza con multar a la Vall si no entrega su basura al Consorcio”. Precisamente al Consorcio cuyos manejos están puestos mas que en tela de juicio. El presidente de la Mancomunitat, Juan Puchades (PP) tras el mentado recurso de la Generalitat, acrecentaba su solvencia de representación democrática, (como dignatario de la voluntad mayoritaria de los consellers del organismo comarcal), al manifestar, mojándose por los intereses de la Vall, “no nos apetece entrar en el COR”, una afirmación de calado que para nada se nutre de ocurrencias, sino de constataciones irrefutables. Es un escándalo el que se cierne sobre este asunto, donde se aprecia connivencia empresarial-política, cuyo fondo ya tardan en investigar los organismos oficiales competentes. Frente a tanta perversión de las administraciones, la Mancomunitat se fortalece y se legitima para ejercer la insumisión.

Y es que seguramente ya toca que se enciendan las luces, para que se vea con claridad y transparencia si hubo adjudicación irregular del Consorcio de V. Parra a FCC, según consta en relación al Plan zonal de residuos, Área de gestión 2, o sea el “Informe a las proposiciones presentadas en el contrato de concesión de obra publica para la adjudicación del proyecto de gestión”, emitido, en julio de 2009, por los técnicos de la Conselleria (G.. Rodríguez Fontana y A. Rodríguez Pérez), que mostraron su disconformidad, frente al resto de miembros del Consorcio, a la hora de otorgarle el servicio a FCC-DIMESA, ya que, según el aludido informe, dos de los aspirantes a la concesión, (SUFY-CYES y URBASER) obtuvieron mayor puntuación.
Ya resulta sospechoso que, judicialmente, fuese desestimado el recurso de Recisa, contra la adjudicación definitiva, justificándose porque esta empresa de la Vall “no puede acreditar que es interesada pues no ha concurrido a la licitación”. Pese a que, según el informe de los técnicos de Conselleria, en la oferta de FCC-DIMESA: “La solución logística planteada se basa en 3 estaciones de transferencia, en Palomar, Teresa de Cofrentes y la Font d´en Carròs, la primera de ellas ya estaba en funcionamiento e inscrita en el registro de la Conselleria de Medio Ambiente. La ET de Palomar está siendo actualmente utilizada por la Mancomunidad de la Vall d´Albaida, concretamente mediante la empresa adjudicataria del servicio de recogida, RECISA. Se ha aportado documento de compromiso entre GIRSA y la UTE en caso de resultar ésta adjudicataria”. Lo que desvela el compadreo político de los FCC con la diputación, titular de GIRSA, la cual, tras la adjudicación, expulsaría con dudosas artimañas de el Palomar a RECISA. Mientras tanto, quién aún no hadado explicaciones es el por entonces presidente de la Mancomunitat, Filiberto Tortosa, pues pese a tener la condición de “interesado”, no acudió a defender los intereses de la Vall, mediante un recurso judicial. Amén de aparecer, FCC, como donante al PP, según ha trascendido a cuenta de los llamados “papeles de Bárcenas”.
 Levante EMV 24/07/2013

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada